Reflexion

¿Por qué Dios manda que hagamos cosas imposibles?

Zoom
Dios pide que hagamos cosas imposibles para que reconozcamos nuestra propia inhabilidad e incapacidad. Así aprendemos a vivir en sumisión a su santa soberanía.

 

- El Señor mandó a Moisés a abrir el Mar Rojo.

 

- Mandó a Josué a conquistar la ciudad de Jericó con gritos y el son de bocina.

 

- Jesús dijo al hombre con la mano paralizada, "Extiende tu mano".

 

- Jesús dijo al hombre paralítico, “Levántate, toma tu lecho y vete a tu casa.

 

Dios pide que hagamos cosas imposibles para producir en nosotros una tremenda falta de fe en nosotros y una gloriosa fe en Su poder. Por lo tanto clamamos a Él en oración para que Él cumpla sus mandatos en nosotros.

 

Decimos: "Señor, cumple tu Palabra en mi alma. Sé que no puedo". O en palabras de Agustín, “Dame lo que mandas y manda lo que quieras”.

 

Martín Lutero explicó al católico Erasmo que Dios no nos da mandatos para enseñarnos lo que somos capaces de hacer sino todo lo contrario.

 

Promulga órdenes con el fin de revelar nuestra incapacidad. Cuando Dios dice a un pecador, “Arrepiéntete y cree el evangelio”, le está pidiendo que haga algo absolutamente imposible.

 

Dios no quiere que nos creamos suficientes ni capaces de hacerlo. Nos lo dice para mostrarnos que en nosotros no hay tal poder debido a nuestro estado pecaminoso.

 

Y la única esperanza para nosotros se halla en el Señor Jesucristo y su Espíritu Santo.

 

Lutero condenó la teología de Erasmo porque el filósofo holandés, con su doctrina de la capacidad humana, hizo nula la perfecta obra de Cristo en la cruz.

 

Si el hombre es capaz de obedecer y agradar a Dios sin la imputación de la perfecta justicia de Cristo a su cuenta y la regeneración del Espíritu, entonces, ¿para qué fue Cristo a la cruz?

 

De manera perspicaz, el reformador alemán era capaz de ver como la doctrina de la habilidad humana acabó eliminando por completo la necesidad de la obra salvadora de Cristo, el Mediador.

 

Hasta el día de hoy, la Iglesia Católica sigue creyendo que, de alguna manera, el hombre es capaz de seguir los mandatos de Dios por su propio esfuerzo y por consiguiente, predica una doctrina de salvación por mérito humano.

 

En palabras de Lutero, "El hombre es por naturaleza ciego de modo que desconoce sus propias fuerzas o, mejor dicho, enfermedades. Además, en su arrogancia se imagina saberlo y poderlo todo. Para curar esta arrogancia e ignorancia, el remedio más eficaz que Dios tiene es confrontar al hombre con su divina Ley".

 

Y de nuevo, "Estas órdenes no están fuera de lugar ni se han dado en vano, sino que tienen por objeto que mediante ellas, el hombre altanero y ciego aprenda a conocer su mísera condición de impotente al tratar de hacer lo que se le orden".

 

Una generación más tarde, el gran teólogo sistemático de la Reforma protestante, Juan Calvino, redactó las siguientes palabras, "La Ley exige más de lo que nosotros podemos hacer y ello para convencernos de nuestra debilidad y pocas fuerzas".

 

El francés estaba diciendo lo mismo que Lutero pero con términos distintos.

 

Los dos predicadores principales de la Reforma estuvieron de acuerdo creyendo que Dios no nos da su Ley para enseñarnos que podemos guardarla, sino todo lo contrario.

 

Como está escrito en Romanos 3:20, "Por medio de la ley es el conocimiento del pecado".

 

No dice, "Por medio de la ley es el conocimiento de la potencia humana" sino “el pecado”. El mandato de Dios nos lleva a ver nuestro estado deplorable con el fin de que clamamos a Él.

 

Esta forma protestante de leer las Escrituras es diametralmente opuesta a la mentalidad romana.

 

APLICACIÓN

 

Cada vez, pues, que lees un mandato en la Biblia, tu primer pensamiento ha de ser: "No puedo, no puedo, no puedo". Y cuando te enteras de que no puedes, comienza a pedir que Dios haga lo imposible.

 

Tales oraciones fomentan una vida cristiana humilde y sumisa, agradable a Dios.

 

Pregunta: ¿Por qué Dios manda que hagas lo imposible?

 

Respuesta: Para que sepas lo que has de pedirle en oración.


Fuente: Protestante Digital

Foto: Pixabay

Fecha: 12.06.2018


Publicidad

    Publicidad