Devocional

La distancia mas larga

Zoom
En ocasiones en las que nos encontramos meditando profundamente sobre nuestra vida, es inevitable que en ciertos momentos caminemos de puntillas por épocas pasadas, en las cuales es posible que resalten en primer lugar nuestros errores. Y quien está excepto de los errores y fallos?

Hace unas semanas viendo una conocida película, uno de los personajes mencionaba que los errores son muchas veces nuestros grande maestros; sin embargo a veces eso no es más que un consuelo barato. Lo cierto, es que la punzada en el corazón de un error pasado que vuelve a nuestra mente frecuentemente puede ser una muestra de que  necesitamos desesperadamente saber que hemos sido perdonados al respecto del mismo.

Hoy tengo buenas noticias; en la Biblia existe un hermoso verso, que nos da una idea de donde pone el Señor nuestros errores:

"Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones." Salmos 103:12

Un día reflexionando sobre esta palabra, el Señor me hizo recordar cuando por trabajo tuve que volar al sudeste asiático, cubriendo la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur, un total de 13 horas de vuelo, para cubrir 10.184 kilómetros; del  mundo occidental, al lejano oriente. Así de lejos envía Dios nuestros errores, cuando rendidos y arrepentidos de manera genuina, queremos recorrer el camino de la sanidad espiritual y personal.

Estoy seguro que si nos tocase caminar este camino a pie, cuando lleguemos a nuestro destino luego de recorrer esos 10 mil kilómetros, no recordaremos que fue lo que fuimos a buscar. De la misma manera, si has sido perdonado por Dios, Dios no se acuerda mas de tus errores y pecados.

Hay una actitud clara, y tal como el Señor Jesucristo en la oración que nos deja como modelo nos dice "perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden" (Mateo 6:12) y ello empieza por perdonarnos a nosotros mismos.

Si Dios me ha perdonado, quien soy yo, para no perdonarme a mismo también; Dios no solo me perdona, sino que envío mis errores a una distancia tal que no pueda ni tener memoria de ellos, la distancia más larga.

Levantémonos, y aprendamos de nuestros errores.

Arrepintamonos, y recibamos perdón; cambiemos nuestra manera de ser.

Autor: Antonio Gambin

Fuente: Mundo Gospel

Foto: Pixabay

Fecha: 07.06.2018


Publicidad

    Publicidad