Devocional

El peso de la verdad

Zoom
"Mientras no confesé mi pecado, mi cuerpo iba decayendo por mi gemir de todo el día," Salmos 32:3 DHH

Un  conocido psicólogo cristiano explica que vivir una farsa provoca tal estrés emocional que lo compara con encontrarse con un león en medio de la llanura africana, sin tener un árbol donde uno pueda subirse, o un arbusto donde esconderse.

Hace unas semanas atrás, por la prisa de llegar a casa media hora antes había olvidado renovar mi ticket de transporte público, aquí no se pide el ticket al montarse o bajarse del tren o bus;  pero hay controles aleatorios con jugosas multas.

No tenía un ticket válido y estaba montado en el tren; desde luego nadie lo notaba, no había nada en mi que visiblemente me delatara, y solo eran dos paradas hasta llegar a casa. Como siempre esa pequeña voz diciéndome "solo está vez" - pero yo sabía que no estaba bien, la intranquilidad, y el nerviosismo mirando de un lado a otro de forma ansiosa, pensando que el pasajero que estaba a mi lado podría ser un revisor de control de ticket  vestido de civil, me tenía en vilo constante.

Cuando el tren anunció que había llegado a la siguiente estación, sin perder un segundo me baje, y me apresure a comprar el ticket válido; perdí ese tren, llegue media hora después a casa, la quise ahorrarme con prisas, pero eso si, habiéndome quitado un gran peso de encima. Yo  sabía que no tenía ticket, y sabía que Dios lo sabía también, y eso era suficiente.

A todas estas,  no estoy seguro cual será el peso de la verdad; pero te digo algo, el de la mentira es un peso muy pesado de llevar a cuestas.

Aligera la carga, no es necesario llevar ese peso innecesario a cuestas, hora de vivir en la verdad, y caminar ligero el camino.


Autor: Antonio Gambin

Fuente: Mundo Gospel

Foto: Pixabay

Fecha: 12.05.2018



Este artículo le podría interesar

Reflexion
2 Samuel 22:31. “El camino de Dios es *perfecto; la palabra del Señor es intachable. Escudo es Dios a los que en él se refugian.
Devocional
Mientras no confesé mi pecado, mi cuerpo iba decayendo por mi gemir de todo el día; Salmos 32:3 DHH
Actualidad
Criado en una familia cristiana, Benedict Atkins se convirtió al satanismo cuando era un adolescente, lo que le llevó a perder a sus amigos y a...
Lejos de Casa
“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” S. Mateo 6:33

Publicidad

    Publicidad