Reflexión

El verdadero evangelio incluye épocas de prueba

Zoom
«Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;..»
2 Corintios 4:7-9

Hoy, las iglesias están vendiendo el «Evangelio del éxito». Quizás porque en el fondo eso es lo que queremos escuchar. Me imagino, que especialmente en Estados Unidos, de donde parten estas nuevas doctrinas, el Evangelio del Éxito, no es otra cosa que el Gran sueño americano, vestido de versículos bíblicos.

Todos queremos tener éxito personal, familiar y profesional. Necesitábamos alguien que nos dijera… «Eso es justamente lo que te ofrece la Biblia», y listo, compramos el producto a ojo cerrado soñando y suplicando a Dios que se haga realidad.
 
Pero ¿Es ese el verdadero evangelio de Jesucristo?
No. Claro que no. El evangelio de Jesucristo no se trata de mi éxito personal, sino de la sangre derramada por Cristo para perdonar mis pecados que me llevaban a la condenación eterna. El enfoque del evangelio  apunta a tu eternidad, y te aclara infinidad de veces que este mundo y sus riquezas son pasajeros, efímeros, y sin valor.

Desde el momento en que te entregas a Jesucristo, sus ojos están puestos en tu salvación, redención, y santificación. Para eso, todo verdadero cristiano disfruta de las bendiciones de Dios, pero también de las pruebas y dificultades con el fin de purificar tu fe, no tu cuenta bancaria.

Veamos si podemos decir que Pablo experimentó un Evangelio del Éxito.

«¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas;  una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.» 2 Corintios 11:23-28

Y es que el evangelio de Jesucristo, incluye épocas en que la fe se prueba con fuego, para purificarla, para elevar tu espíritu a otro nivel, para hacerte renunciar a los deleites temporales de este mundo y encaminar tu alma hacia las cosas eternas.

Dios bendice, prospera, sana, pero también hay épocas de dolor, de enfermedad, de frustración, que son necesarias para perfeccionar la fe de los santos. En esos momentos no es que Dios nos ha dejado, al revés, es cuando el más está a tu lado.

Una prueba de valor

Cuenta una historia de una de las tribus en la selva, en que todo niño debe pasar por una prueba antes de ser considerado hombre. Se trata de que en la pubertad, es vendado por su padre y llevado a ciegas hasta el centro de la selva. Ahí el niño debe permanecer sentado junto a un árbol toda la noche con los ojos vendados. Quitarse la venda es demostrar que no es hombre todavía. El niño, solo, a ciegas, tiene que pasar su prueba de valor. Los ruidos de la jungla, los animales salvajes atemorizan al niño. Si es hombre podrá soportar. Al amanecer, el niño puede quitarse la venda, para descubrir que en silencio su padre se quedó a unos metros acompañándolo.

Quizás estás pasando tu prueba de valor, hay demasiado silencio de Dios, no escuchas su voz ni recibes respuesta a tus oraciones… pero es que es tiempo de probar tu fe, y no olvides que a unos pasos está tu Padre, aunque en silencio, observando y cuidándote.

No te dejes engañar por ese falso evangelio del éxito. El verdadero evangelio incluye épocas de prueba, pero Dios nunca te dejará solo.

Dios les bendiga.
 
Autor: Ps. Carl Hardmeier
Fecha: 09.05.2017


Este artículo le podría interesar

Reflexión
«Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.» Salmo 90:3 A veces no entendemos los golpes inesperados de la...
Cambio radical
El creador de animación, Davy Liu, abandonó su trabajo en Disney, para dedicarse a la producción de historias bíblicas animadas y cumplir la voluntad...
Testimonio
Durante años, sirvió y ayudó a la iglesia perseguida en diversas partes del mundo, a través de la organización ‘Voz de los Mártires’. Entonces, al...

Publicidad

    Publicidad