Devocional

«Sí, quiero»

Zoom
No hay duda de que el Señor responde siempre con un "sí, quiero", y que nuestras plegarias jamás son ignoradas, en los evangelios encontramos un pasaje en el cual Jesús se encuentra con un leproso:

"Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.

Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él."
Lucas 5:12,13

Este, junto a otros versos es un estímulo a la luz de la Palabra, de que las oraciones de un cristiano no son desechadas. Entonces ¿Por qué muchos cristianos, sienten que sus oraciones no son respondidas? O mejor dicho ¿Por qué muchos  cristianos se decepcionan al no recibir la respuesta esperada? Puede que la respuesta, sea tan simple, que muchos de nosotros la obviemos a primera vista. Jesús nos da una importante clave en la oración que nos ofrece como modelo – “Venga tu reino. Hágase tu voluntad” (Mat 6:10).

Siempre que oremos, en nuestro tiempo diario, tengamos claros estos principios bíblicos y veremos que nuestro tiempo de oración cobrará al poco tiempo una dirección diferente:

1. Pidamos acorde a su voluntad; debemos saber que como creyentes y nuevas criaturas, es importante que todas nuestras peticiones, estén alineadas con la voluntad de Dios, tal como no los confirma la Palabra. - "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye." 1 Juan 5:14

2. Sepamos pedir sin egoísmo; el evangelio, no es un camino de auto satisfacción, sino un camino de negación, donde nuestras prioridades terrenales, siguen a las eternas. Deja que de ahora en adelante Dios dirija tu tiempo de oración, que durante el mismo, también el orar por otros forme parte de él - "Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites." Santiago 4:3

3. Ponte de acuerdo con Dios y con tus hermanos; Dios ama el acuerdo, y así nos lo hizo saber Jesús:  - "Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos." Mateo 18:19

El Señor siempre nos dará la respuesta que necesitamos, aunque en algunos casos esta no sea la respuesta que deseamos, porque Él se preocupa de nuestra eternidad ¿Hace tiempo que estás pidiendo por algo? ¿Lo deseas? ¿Y cuándo lo tengas? ¿Será que es lo que de verdad el Señor quiere para tu vida, o es lo que quieres tú? Puede que el descubrirlo te ahorre muchos dolores de cabeza en el futuro. Tomate tiempo, pregúntale a Dios, aprende a orar acorde a Su voluntad.

Fuente: refrigerioparaelespiritu.wordpress.com
Autor: Antonio Gambin
Imagen: bjimenez, Lake Aberdeen, juan116.org
Fecha: 12.04.2017


Este artículo le podría interesar

Devocional
"Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo." Juan 16:33
Semana Santa
Estas palabras fueron pronunciadas con tal intensidad pues Nuestro Señor quería llamar la atención de todos los que estaban a su alrededor.
La Palabra que es viva y eficaz
Un profesor musulmán conoció el mensaje del Evangelio y entregó su vida a Cristo, después de leer un folleto evangelístico que había decomisado a uno...
Salud
El estrés es más perjudicial para la salud de lo que se imaginaba. Sin embargo, muchos expertos han llegado a la conclusión, de que la oración es una...

Publicidad

    Publicidad